SportPlus

Tu Diario Deportivo

Stephen Curry y su ‘banda’ aterrizan en San Francisco

El triunfo del equipo de la Bahía también es una noticia positiva para la NBA tras dos cursos marcados por el Covid-19

Con poca cultura musical que tengan conocerán en buena medida cómo las bandas de música legendarias viven varias etapas. La del descontrol, éxito y encabezar listas. La del bajón y caída. Y la del último concierto, última gira y esa duda del retiro permanente.

Golden State Warriors es el primer finalista de la NBA - Resumido
Stephen Curry y su ‘banda’ aterrizan en San Francisco

Ocurre en el baloncesto, con los Golden State Warriors campeones de la NBA llevando esa narrativa al extremo. Va en su sangre el ganar y ante los Celtics escribieron otro capítulo glorioso de cómo la mentalidad y el baloncesto encuentran un camino con visita a la joyería.

La banda de los Warriors, liderada por Stephen Curry, ya está en San Francisco, donde ha aterrizado este viernes y han sido recibidos como lo que son, unos auténticos héroes.

Es imposible realizar un análisis sin afirmar que no ha sido un campeonato cómodo en la Bahía de San Francisco. Lejos queda la etapa del 73-9 o Kevin Durant como fondo y forma. Los años pesan -dos temporadas sin Playoffs-, las lesiones llegan y todo hacía indicar que su historia había terminado. Nada más lejos de la realidad, ya que el corazón de ese equipo se dio una oportunidad más, mientras sus jóvenes talentos irrumpían.

Golden State regresa a las Finales de la NBA tres años después
Stephen Curry y su ‘banda’ aterrizan en San Francisco

«Había demasiadas conversaciones de que éramos viejos. Y decidimos, en paralelo, desarrollar a nuestros chicos y mantener al corazón del equipo unido. Todas las decisiones que tomamos, algunas muy difíciles, para lograr volver a ganar», contó Stephen Curry. Decisiones que tienen que ver con rodear a los que les habían dado victorias. Confiar en un último baile.

Porque existen otros equipos que prefieren perder, esperar al Draft y confiar en sus nuevos jóvenes. Eso no va con la cultura ganadora de los Warriors. Es similar a la de los Spurs, capaz de hacer que sus generaciones pasen sin perder un ápice de ambición competitiva. «La gente decía que nuestra dinastía se había terminado. Pero si confías en ti mismo, y crees que es posible sin importar todo lo demás podrás hacerlo», explicó Jordan Poole.

Mentalidad… Y juego

Pero no todo tiene que ver con la mentalidad. Sin juego no se sostiene un equipo. Y mucho menos uno campeón. Allí, los Warriors también cumpliero con nota para volver a ser. Empezando por la defensa y una pieza clave: Andrew Wiggins. «Nos permitió reconstruir nuestra defensa exterior», confesó Steve Kerr. El canadiense firmó cuatro robos y tres tapones en el sexto encuentro, unos números que nunca antes había logrado. Fue el ‘factor X’ que los Celtics no se esperaban. Su propia medicina les daba en la cara.

Era -con Kevon Looney y Jordan Poole- el complemento perfecto a los tres que siempre estaban. Curry, Klay Thompson y Draymond Green. Tras un inicio positivo de temporada regular (24-5) se creyeron su cometido y lo desarrollaron a la perfección: volver a ganar. Aunque con otras armas, centradas en la defensa, la transición y aprovechar la mínima eficiencia de los defensores rivales. Una, a partir de la que su mejor argumento, Steph Curry, mataba partido tras partido.

Denver, Memphis, Dallas y Boston por el camino de los Playoffs. Su mejor sinfonía, la de ganar, sonando una vez más. La de ser campeón por mucho que las predicciones y la edad se entrometieran en su camino. La dinastía vive, y tiene cuerda para rato.

 

ESPN,SPORTPLUS

Please follow and like us:
Pin Share
FavoriteLoadingAdd to favorites