En cuanto a las estrellas que no fueron acompañados por el nivel de sus compañeros destaca el egipcio Mohamed Salah, que hasta falló su penal en la definición con Senegal; el sueco Zlatan Ibrahimovic, el noruego Erling Haaland, el argelino Riyad Mahrez y, por supuesto, gran parte del plantel italiano con ‘Gigio’ Donnarumma y Jorginho a la cabeza.