Neil Landman, conservador emérito de la división de paleontología del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, visitó Tanis en 2019. Vio uno de los fósiles de pez espátula con esférulas en sus branquias y está convencido de que el yacimiento en efecto plasma el día del cataclismo y sus secuelas inmediatas. “Es auténtico”, declaró.