Los Orioles recurren temprano al bullpen

BALTIMORE — La puerta del bullpen, por sorpresa, se abrió en el cuarto. Se abrió de un empujón con más ferocidad en el séptimo, cuando los bancos y los corrales se despejaron en medio de lo que se convirtió en una indeterminación irritable en Camden Yards. Solo se cerró durante cuatro horas y 10 minutos posteriormente de que se programara originalmente el primer divulgación, con una larga serie de eventos que se desarrollaron en el ínterin.

El resultado del péndulo acolchado verde oscilante en el huerta central el martes por la indeterminación fue así: una de las victorias más agresivas y valientes de la temporada de los Orioles en el momento más crucial, una trofeo de 9-6 sobre los Azulejos que vio un bullpen El pasatiempo, y una pelea para despejar los bancos, se arrojó al fuego un día posteriormente de cubrir 18 entradas en una doble cartelera. Los relevistas fueron empujados a posiciones atípicas y las cabezas frías fueron puestas a prueba, pero el camino tortuoso dio sus frutos a crédito de Baltimore de una forma fundamental.

“Pensé que necesitábamos ganar el juego”, dijo el manager Brandon Hyde. “Iba a hacer todo lo posible para tratar de ganar el juego”.

En el camino, los O’s vieron las bancas despejadas cuando Bryan Baker, uno de los cuatro relevistas que usó Baltimore, ponchó a Matt Chapman; vieron a Félix Bautista, por indigencia, completar una salvada de seis outs; y vieron aparecer la gran mayoría de su ataque ayer de abrirla en el octavo. Ese situación vio a Rougned Odor convertir un sencillo simple en un doble con una hábil inmersión de flotación y Adley Rutschman dictaminó seguro en el plato posteriormente de una larga revisión.

Pero lo más importante: vieron cómo los Azulejos recuperaban un pasatiempo en la búsqueda del comodín un día posteriormente de quedarse dos más a espaldas. Baltimore ahora está 3 1/2 detrás de Toronto, con la oportunidad de intentar e igualar el tomo de contabilidad a 2 1/2 en el final de la serie del miércoles. Eso vendrá contra el contendiente Cy Young Alek Manoah.

Tales probabilidades forzaron la mano de Hyde temprano. Su bullpen, una revelación esta temporada, se dobló pero no se rompió. Y las esperanzas de postemporada de los Orioles se mantuvieron a flote un día más.

“Son muchos corazones, muchas agallas”, dijo Baker. “Obviamente es un gran juego hoy, y estamos jugando como si fuera el último. Queremos salir y ganar. Las tensiones estallaron. … Realmente orgullosos de la forma en que nos presentamos y logramos una victoria”.

La forma en que se ganó el martes fue importante. Esta serie podría hacer mucho para determinar la probabilidad de Baltimore para octubre. Un sprint de cuatro juegos en tres días, ha tenido la sensación de un concurrencia de postemporada de principios de septiembre.

Un Blue Jay la temporada pasada a quien los Orioles reclamaron en waivers, Baker pareció hacer un aspaviento con la boca chirriante en dirección a el dugout de Toronto mientras caminaba de regreso al suyo. La intención, dijo posteriormente, era hacerle aprender a Teoscar Hernández que lo escuchó balbucir, aunque lamentó lo remotamente que se llevó. Los Blue Jays se opusieron de todos modos.

“Supongo que estaba enojado porque ayer conecté un jonrón. Cada vez que lanza contra nosotros, trata de hacer un espectáculo”, dijo Hernández. “Ni siquiera estaba prestando atención a nada de lo que dice. , me mira fijamente y dice: ‘Sí, sí’. No lo sé. Luego ponchó a Chapman y se volvió hacia todo el dugout y [was] señalándome, diciendo que estaba hablando demasiado. Pero yo no estaba diciendo nada. Luego comenzó a caminar y yo simplemente reaccioné”.

Dijo Baker: “Creo que todo el mundo sabe que en este momento estoy bastante entusiasmado, bastante intenso. No fue nada hacia su equipo ni nada, fue solo hacerle saber que sé que está hablando. Realmente no hay problema con el equipo ni nada por el estilo. No creo que haya mala sangre ni nada por el estilo. Solo les estaba haciendo saber eso, de verdad”.

“Puedes disfrutar el momento, lo entendemos. Si ponchas a alguien, puedes celebrar», dijo Vladimir Guerrero Jr. (a través del intérprete Héctor Lebron). «Pero cuando miras fijamente a la persona es una falta de respeto. Quiero decir, ¿quizás crees que eres un superhéroe o algo así? Lo que sea. Pero sí, él cruza la línea”.

Cuando el polvo se asentó, los Orioles tenían tres carreras más para anotar. Y cuando la calma llegó a Camden Yards, tenían una trofeo para regocijarse.

Abajo de una barrida caótica de doble cartelera el lunes, los O’s rápidamente se encontraron debajo nuevamente el martes, otro jonrón de Bo Bichette finalmente los enfrentó a un endeudamiento de tres carreras. Cuando a Kyle Bradish se le permitió malquistar a dos corredores más en el cuarto, el relevista de fondo Dillon Tate ya estaba calentando.

Tate, Cionel Pérez y Bautista, todos rara vez utilizados ayer del final tercio del pasatiempo, trabajaron con Baker para equipar una proceder crucial. Estaban preparados para la tarea, sabiendo lo importante que era percibir el martes y lo difícil que sería conseguirlo el miércoles.

“[The games] todo se siente intenso en este momento, para ser honesto contigo, especialmente con un club como los Blue Jays jugando béisbol sólido”, dijo Tate. “Es imperativo que pudiéramos manejar el negocio. Es bueno que hayamos podido hacer eso esta noche”.

mlb, jlgsolera

Please follow and like us:
Pin Share
FavoriteLoadingAdd to favorites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.