Las mejores temporadas de béisbol que no son MVP


A continuación, en orden cronológico inverso, hay un vistazo a las mejores temporadas que no resultaron en una victoria de MVP, con la ubicación real de los votos de ese jugador entre paréntesis. (Estamos extrayendo de los totales de Baseball-Reference siempre que se haga referencia a las victorias por encima del reemplazo — WAR –).

Shohei Ohtani (Ángeles), Liga Americana 2022 (2do)
Estadísticas clave: 34 HR, 2.33 ERA, 219 SO
Como MVP reinante de la Liga Americana, Ohtani siguió acumulando logros; además de registrar la mejor efectividad de su carrera en las Grandes Ligas, se convirtió en el primer jugador en la historia de la Liga Americana/NL en batear al menos 30 jonrones y ganar al menos 10 juegos como jugador. lanzador, superando efectivamente todas las composiciones de Babe Ruth. Desafortunadamente, armó esta actuación mientras Aaron Judge estaba ocupado rompiendo el récord de jonrones de la Liga Americana, y su increíble desempeño ofensivo finalmente le dio su primer premio al Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Mike Trout (Ángeles), Liga Americana 2018 (2do)
Estadísticas clave: 39 HR, .460 OBP, 185 OPS+
Trout empató en el OBP de una temporada más alto del deporte en una década, ayudándolo a compilar un OPS de 1.088, el mejor de su carrera, y también conectó 39 jonrones y se robó 24 bases. Pero una lesión en la muñeca derecha de Trout le quitó tiempo de juego y abrió la puerta para que Mookie Betts, igualmente merecedor, capturara su primer Jugador Más Valioso de la Liga Americana.

Mike Trout (Ángeles), Liga Americana 2012 (segundo)
Estadísticas clave: 30 HR, .963 OPS, 49 SB
Trout se convirtió en el primer jugador en conectar 30 jonrones, robar 45 bases y anotar 125 carreras en una temporada en una de las mejores temporadas de Novato del Año de la historia. Pero terminó segundo detrás del ganador de la Triple Corona de la Liga Americana, Miguel Cabrera, después de un animado debate.

Ichiro Suzuki (Marineros), Liga Americana 2004 (7mo)
Estadísticas clave: .372 BA, 262 H, 36 SB
Suzuki rompió el récord de George Sisler de 84 años de hits en una temporada, registró algunos de los mejores números defensivos de su carrera e incluso lideró la Liga Americana con 19 bases por bolas intencionales. Pero el juego completo de Ichiro no se acercó al ganador del MVP, Vladimir Guerrero, a los ojos de los votantes, aunque el total de WAR de Suzuki fue casi cuatro victorias más alto.

Sammy Sosa (Cachorros), 2001 Liga Nacional (2do)
Estadísticas clave: 64 HR, 160 RBI, 425 bases totales
Esta es una de las dos únicas temporadas de 60 jonrones y 160 carreras impulsadas en la historia (la otra es la mítica campaña de Babe Ruth en 1927), pero Sosa sufrió un mal momento. Barry Bonds rompió el récord de una temporada con 73 jonrones, capturando el primero de sus cuatro MVP consecutivos.

Todd Helton (Rockies), 2000 Liga Nacional (quinto)
Estadísticas clave: .372 BA, 1.162 OPS, 147 RBI
Esto fue lo más cerca que estuvo Helton de un MVP, y probablemente debería haber ganado después de liderar las Grandes Ligas en promedio de bateo, porcentaje de slugging (.698), OPS, dobles (59), carreras impulsadas (147) y bases totales (405) mientras también liderando la Liga Nacional en hits (216) y porcentaje de embase (.463). Su bWAR de 8.9 fue casi dos victorias mejor que el segunda base de los Giants, Jeff Kent, quien se llevó a casa el honor.

Pedro Martínez (Medias Rojas), 2000 AL (5to)
Estadísticas clave: 1.74 ERA, 0.74 WHIP, 284 SO
Podríamos haber escogido cualquiera de las temporadas intocables de Martínez en 1999-2000, pero este último recibe el visto bueno aquí por la fuerza de su escandaloso 11.7 bWAR, el sexto más alto de cualquier lanzador en la Era de la Pelota Viva. Los Medias Rojas terminaron ese año 85-77, pero podrían haber terminado por debajo de .500 sin su as.

Alex Rodríguez (Marineros), 2000 AL (3ro)
Estadísticas clave: 41 HR, 132 RBI, 10.4 bWAR
Rodríguez y Martínez pueden haber sido más merecedores que el actual ganador de la Liga Americana, Jason Giambi, en 2000. A-Rod fue el paquete completo en su último año en Seattle, recopilando los mejores números de su carrera tanto en WAR defensivo (2.4) como general (10.4).

Barry Bonds (Gigantes), 2000 NL (2do)
Estadísticas clave: 49 HR, 106 RBI, 117 BB, 188 OPS+, 7.7 bWAR
No es que Bonds no haya ganado suficientes premios MVP en su carrera: consiguió un récord de siete de ellos. Pero aún así, armó una campaña típicamente tremenda en 2000, recortando .306/.440/.688 (un OPS+ de 188 líder en la MLB) con 49 jonrones para los Giants. Su compañero de equipo, Jeff Kent, ganó el premio MVP de la Liga Nacional, pero Bonds lo superó en bWAR, 7.7 a 7.2.

Mark McGwire (Cardenales), NL 1998 (2do)
Estadísticas clave: 70 HR, 147 RBI, 162 BB
McGwire ganó la carrera de jonrones más famosa del béisbol, pero finalmente perdió el MVP ante Sosa, quien bateó para un promedio más alto e impulsó más carreras para los Cachorros que se dirigían a los playoffs. Aún así, McGwire marcó el ritmo de las Mayores en OBP (.470), OPS (1.222) y bases por bolas (162) para acompañar esos 70 jonrones.

Roger Clemens (Azulejos), Liga Americana de 1997 (décimo)
Estadísticas clave: 2.05 ERA, 292 SO en 264 IP
Clemens probablemente estaba contento con el Cy Young de la Liga Americana, pero su gran temporada de regreso con Toronto probablemente mereció más consideración de MVP después de que lideró las Grandes Ligas en entradas y compiló un bWAR de 11.9, el mejor de la MLB, el cuarto total más alto de cualquier lanzador de la Era del Balón en Vivo. .

Ken Griffey Jr. (Marineros), Liga Americana 1996 (cuarto)
Estadísticas clave: 49 HR, 140 RBI, .628 SLG
Este fue el año en que Griffey dio el siguiente paso como toletero panteón. Aunque capturaría su primer MVP al año siguiente, The Kid terminó 1996 casi seis victorias mejor que el primer lugar Juan González.

Barry Bonds (Piratas), NL 1991 (2º)
Estadísticas clave: .410 OBP, .924 OPS, 43 SB, 8 bWAR
Bonds ganó el primer premio MVP de su carrera el año anterior y, a pesar de registrar un OPS más alto que cualquiera que haya recibido votos de MVP de la Liga Nacional en 1991, el jardinero izquierdo estrella de los Pirates terminó segundo detrás de Terry Pendleton de los Braves (.880 OPS, 6.1 bWAR).

Dwight Gooden (Mets), Liga Nacional de 1985 (cuarto)
Estadísticas clave: 1.53 ERA, 0.97 WHIP, 268 SO
Según algunas métricas, incluida su increíble bWAR de 12.2, la campaña de 1985 de Gooden es la mejor de cualquier lanzador en la historia moderna. Ciertamente, ningún jugador fue más dominante sobre sus oponentes ese año, pero Gooden terminó cuarto detrás de los jugadores de posición Willie McGee, Dave Parker y Pedro Guerrero. Casi cuatro décadas después, los Mets siguen siendo una de las tres franquicias que nunca han ganado un MVP.

Rickey Henderson (Yankees), Liga Americana de 1985 (tercero)
Estadísticas clave: 80 SB, 146 R, .934 OPS
Es difícil creer que Henderson, uno de los jugadores más completos de la historia, solo reclamó un MVP, en 1990. Probablemente debería haber ganado también en el ’85. Esta campaña es una de las dos registradas desde 1900 con al menos 80 robos, 20 jonrones y un OPS de .900, siendo el otro Eric Davis el año siguiente.

Cal Ripken Jr. (Orioles), Liga Americana de 1984 (27°)
Estadísticas clave: 27 HR, .884 OPS, 10.0 bWAR
Realmente no hay mucho que separe la temporada de 1983 en la que Ripken ganó el JMV (27 jonrones, OPS de .888) de sus números de la temporada siguiente, cuando una mejor defensa en realidad lo hizo más valioso en términos de bWAR. Pero tal vez los votantes estaban buscando algo nuevo, ya que Ripken apareció en solo una boleta electoral de BBWAA en el ’84.

Tom Seaver (Mets), Liga Nacional de 1973 (octavo)
Estadísticas clave: 2.08 ERA, 251 SO en 290 IP
Los Mets de 1973 siguen siendo uno de los ganadores del banderín más perdedores de la historia, pero no habría habido mucha fe en Queens sin el caballo de batalla Seaver en la cima de la rotación. Tom Terrific marcó el ritmo de la Liga Nacional en efectividad, WHIP y juegos completos y obtuvo 19 de las 82 victorias de los Mets esa temporada.

Steve Carlton (Filipinas), Liga Nacional de 1972 (quinto)
Estadísticas clave: 1.97 ERA, 310 SO en 346.1 IP
La temporada 1972 de Carlton se ubica justo detrás de la campaña ’85 de Gooden en la cima de la tabla de clasificación de bWAR para lanzadores, y sigue siendo una de las cuatro temporadas de la Era del Balón en Vivo con una efectividad inferior a 2.00, un WHIP inferior a 1.00 y 300 ponches en al menos 300 entradas, junto con dos años de Sandy Koufax (1963, ’66) y uno de Vida Blue (’71).

Gaylord Perry (Indios), Liga Americana de 1972 (6to)
Estadísticas clave: 1.92 ERA, 29 CG, 342.2 IP
Claro, Perry capturó el primero de sus dos premios Cy Young, pero tal vez debería haberse llevado a casa más que eso después de compilar una efectividad inferior a 2.00 en 342 2/3 entradas increíbles. Incluso registró una salvada por si acaso.

Wilbur Wood (Medias Blancas), Liga Americana de 1971 (noveno)
Estadísticas clave: 1.91 ERA, 1.00 WHIP, 334 IP
La temporada de 1971 de Wood no se habla con tanta frecuencia, pero podría haber sido una campaña de MVP si otro lanzador, Blue, no hubiera robado gran parte del protagonismo de Wood.

Carl Yastrzemski (Medias Rojas), Liga Americana de 1970 (cuarto)
Estadísticas clave: 40 HR, .452 OBP, 1.044 OPS
Yaz ya había llegado a la cima de la montaña al ganar la Triple Corona de la Liga Americana y llevar a los Medias Rojas del «Sueño Imposible» al banderín de 1967. Pero el héroe de Boston también fue espectacular en el ’68 e incluso mejor en el ’70, cuando lideró el Circuito Junior en carreras, OBP, slugging, OPS y bases totales. Yastrzemski terminó el año con casi cuatro victorias y media más valiosas que el primera base Boog Powell, quien jugó para un dominante campeón de la Serie Mundial en Baltimore.

Willie Mays (Gigantes), NL 1962 (2do)
Estadísticas clave: 49 HR, 141 RBI, .999 OPS
Al igual que Henderson, parece que Mays debería haberse llevado a casa más MVP, y 1962 fue un ejemplo perfecto. The Say Hey Kid lideró las Mayores en jonrones y bases totales, compiló la primera de cuatro temporadas consecutivas de 10 victorias y ayudó a San Francisco a ganar el banderín del ’62. Pero terminó en segundo lugar en la votación de MVP detrás de Maury Wills, quien se robó 104 bases pero también registró un OPS+ de 99 por debajo del promedio.

Mickey Mantle (Yankees), Liga Americana de 1961 (2º)
Estadísticas clave: 54 HR, 128 RBI, .687 SLG
Alguien tenía que perder la emocionante carrera de jonrones entre Mantle y Roger Maris en 1961, y alguien también tenía que terminar segundo en la votación de JMV. Ese fue Mantle en ambos aspectos, aunque lideró las Mayores en bases por bolas y slugging (.687) y terminó con un bWAR de 10.5, el mejor de la MLB.

Ted Williams (Medias Rojas), Liga Americana de 1941 (segundo)
Estadísticas clave: .406 BA, 1.287 OPS, 37 HR
La disputada batalla por el MVP entre el ganador Joe DiMaggio y Williams todavía se siente como un sorteo casi ocho décadas después. El promedio de .406 de Williams no ha sido tocado desde entonces, y también lideró las Mayores en jonrones, carreras, bases por bolas, OBP, slugging y OPS. Pero la racha de hits de 56 juegos de Joltin’ Joe finalmente ganó la narrativa.

Hank Greenberg (Tigres), Liga Americana de 1938 (tercera)
Estadísticas clave: 58 HR, 147 RBI, 143 R
La temporada de 58 jonrones de Greenberg, registrada mientras Ruth aún estaba viva para ver su récord desafiado, probablemente no recibe suficiente atención. La estrella de Detroit registró 11 juegos de varios jonrones esa temporada, que no serían igualados hasta que Sosa hiciera lo mismo 60 años después. Pero Greenberg aún terminó detrás de Jimmie Foxx, quien fue un justificable ganador del MVP con un promedio de .349, 50 jonrones y 175 carreras impulsadas.

Lou Gehrig (Yankees), Liga Americana de 1934 (quinto)
Estadísticas clave: .363 BA, 49 HR, 166 RBI
El receptor de los Tigres, Mickey Cochrane, se llevó a casa el premio como jugador-mánager de un ganador del banderín, por lo que la narrativa superó una temporada dominante de Gehrig. Por supuesto, esta fue una de las muchas campañas del Caballo de Hierro, por lo que quizás fue víctima del malestar de los votantes.

Babe Ruth (Yankees), Liga Americana de 1931 (quinto)
Estadísticas clave: .373 BA, 46 HR, 162 RBI
Sorprendentemente, el bebé hizo no llevarse a casa el primer premio MVP de la BBWAA a pesar de un año típico de Ruth-ian en el que lideró las Mayores en jonrones, bases por bolas, OBP, slugging y OPS. Quizás el Bambino había puesto el listón demasiado alto, ya que los votantes votaron más por otros cuatro jugadores, encabezados por el ganador de 31 juegos, Lefty Grove.



mlb, jlgsolera

Please follow and like us:
Pin Share
FavoriteLoadingAdd to favorites