La Historia de Michael Phelps: El Mejor Nadador del Mundo

Michael Fred Phelps es una de las leyendas del deporte más grandes de todos los tiempos. Es el mejor nadador que se haya visto y el deportista que más medallas ha ganado en toda la historia de los Juegos Olímpicos, con un total de 28 medallas. Además, posee los récords de más medallas olímpicas de oro, más medallas de oro en eventos individuales y más medallas olímpicas en eventos masculinos.

Estos títulos y récords le han permitido ser reconocido como Nadador del año en seis ocasiones, Nadador Americano del año en ocho ocasiones y deportista del año en 2008, por la prestigiosa revista Sports Illustrated. Sin embargo, no todo ha sido alegría y éxito en su vida. Los fracasos y las tristezas también forman parte de su carrera deportiva. Desde niño tuvo que superar dificultades personales y familiares que lo hicieron más fuerte.

Phelps nació y creció en el vecindario Rodgers Forge en Towson, norte de Baltimore. Michael comenzó a nadar a la edad de 7 años. A sus 10 años, obtuvo un récord nacional para los nadadores de su edad, y comenzó a entrenarse en el North Baltimore Acuatic Club bajo las órdenes de Bob Bowman.

Phelps continuó rompiendo récords de categorías por edades, su rápida mejora culminó en su clasificación a los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 con 15 años, convirtiéndose en el nadador masculino más joven en llegar al equipo olímpico de natación en 68 años.

En los clasificatorios al Campeonato Mundial de Natación de 2001, el norteamericano rompió el récord mundial de los 200 metros mariposa; con 15 años y 9 meses se convirtió en el nadador más joven en poseer un récord del mundo de natación, superando a Ian Thorpe. Ya en el campeonato mundial de Fukuoka, rompió su propio récord en los 200 metros mariposa, convirtiéndose por primera vez en campeón mundial.

En el 2003, se convirtió en el primer nadador americano en ganar tres diferentes carreras en tres diferentes estilos en los campeonatos nacionales. Ese año también logró un par de récords en el Duel in the Pool y maravilló al planeta entero con su actuación en el Campeonato Mundial de Barcelona. Ganó cuatro medallas de oro, dos medallas de plata e impuso cinco récords mundiales. Tras esa exhibición todos empezaron a hablar maravillas de él.

Elogios que aumentaron aún más después de que en los Clasificatorios del 2004 se convirtiera en el primer nadador del equipo estadounidense en calificar para seis eventos individuales en los Juegos Olímpicos. Las justas se realizaron ese año en Atenas.

En su primer evento, los 400 metros combinado, impuso un nuevo récord mundial y ganó su primera medalla de oro. Sin embargo, en el relevo libre de 4×100 metros y en los 200 metros libres, considerada por muchos como ‘La Carrera del Siglo’, terminó tercero. Se repuso y se reencontró con el triunfo en los 200 metros mariposa, en el relevo libre 4×200 metros, en los 200 metros combinado y en los 100 metros mariposa.

Gracias a ello obtuvo un puesto en la final del relevo combinado 4×100 metros, aunque desistió de él y se lo cedió a Ian Crocker. Estados Unidos ganó la medalla de oro y Phelps, quien tuvo un lindo gesto con su compatriota, también fue recibió la presea.

Con seis medallas de oro y dos de bronce, Phelps, aun siendo un adolescente, logró la segunda mejor actuación de un deportista en unos Juegos Olímpicos, superado solamente por Mark Spitz y sus siete oros en Múnich 1972. En el Campeonato Mundial de Natación de Montreal 2005, ganó un total de seis medallas: cinco oros y una plata. En los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 logró el reto de obtener 8 medallas de oro en los eventos de natación y superó el récord mundial impuesto por Mark Spitz.

Tras su proeza empezó a ser reconocido como ‘El tiburón de Baltimore’, apodo que revalidó por todo lo alto en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Las cosas no comenzaron bien, pues su primera medalla fue una de plata que obtuvo tras perder en la final de los 200 metros mariposa. Se repuso y cortó su mala racha con el oro en el relevo 4×200 metros libre.

Ese día, se convirtió en el deportista más laureado de la historia de los Juegos Olímpicos al conseguir su 19ª medalla, superando el anterior registro de 18 medallas de la soviética Larissa Latynina. Ese récord lo llenó de motivación y le permitió sumar otras cuatro preseas doradas.

Tras ganar estas pruebas anunció su retiro de la natación. Se despidió de Londres y se convirtió en el máximo medallista olímpico de la historia con 18 oros, 2 platas y 2 bronces. Pese a que había anunciado su retirada para después de Londres 2012, volvió a competir en Río 2016. En los que si terminarían siendo sus últimos Juegos Olímpicos, ganó 6 medallas más: 5 de oro y 1 de plata.

‘El tiburón de Baltimore’ se despidió de los Juegos Olímpicos con un total de 28 medallas (23 de oro, 3 de plata y 2 de bronce).

 

SPORTPLUS

Please follow and like us:
Pin Share
FavoriteLoadingAdd to favorites

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.