Los NFT han pillado a casi todo el mundo por sorpresa, al tratarse de un concepto tan nuevo. Y han arrasado. En 2021 movieron más de 35.000 millones de euros. Nadie duda de que esa cifra se superará en 2022.

Ningún experto se atreve a predecir si la burbuja explotará en breve por simple saturación, o se convertirá en un negocio rentable.

Es ahora cuando se puede ganar más dinero con los NFT, con la menor barrera de entrada así que… ¿por qué no crear y vender tus propios NFT?. Si una niña de 12 años se ha hecho millonaria vendiendo sus dibujos, cualquiera, con un poco de talento o suerte, puede hacerlo.

Para poder conseguirlo antes hay que entender qué es un NFT, cómo funciona, y cómo podemos sacarles provecho.

¿Qué es un NFT?

La palabra NFT proviene del inglés, y significa Bien No Fungible. Es decir, un activo digital que es único.

Se trata de un simple archivo de ordenador que contiene una imagen, un vídeo, música, un documento… cualquier elemento digital puede convertirse en NFT.

¿Cómo puede ser único, por ejemplo, una foto digital, si se pueden sacar infinitas copias idénticas? Porque se asocia a una clave única mantenida dentro de una cadena de bloques de una criptomoneda.

La cadena de bloques o blockchain (normalmente se usa la de la criptomoneda Ethereum) otorga una clave única a un archivo digital, y como esa cadena no se puede hackear ni copiar, ese archivo se convierte en un NFT tan único y especial como puede ser comprar un cuadro de Picasso en el mercado físico.

Quizá existan miles de copias de un determinado archivo, porque a fin de cuentas los ficheros de ordenador se pueden copiar fácilmente. Pero solo uno, el original, tendrá la clave NFT encriptada en la cadena de bloques, y es el que tiene valor real. El resto son copias.

En cierto modo, un NFT funciona como una criptomoneda, pero hay diferencias.

Al contrario que una criptomoneda, un NFT es único, no hay dos iguales como sí puede haber millones de bitcoins, por ejemplo. Y no se puede dividir en partes.

Los NFTs han supuesto una revolución en el mercado del arte y el coleccionismo, porque ahora un dibujo digital, un gráfico, un meme, se puede convertir en un NFT único asociándolo a una blockchain, y adquirir el mismo valor que un dibujo o un cuadro en físico.

Se han llegado a pagar millonadas por NFTs de memes famosos, e incluso el inventor de las páginas web ha vendido el código original como NFT, por más de 5 millones de dólares.

¿Qué es una cadena de bloques o Blockchain?

Hemos visto cómo un NFT es un archivo de ordenador, que se convierte en único al asignarle una clave que se gestiona dentro de la cadena de bloques o Blockchain de una criptomoneda.

La blockchain es una cadena de datos encriptados, y enlazados unos con otros. Aquí se registra la minería de cada criptomoneda o token, así como todas las transacciones de esos tokens, cuando cambian de mano.

La blockchain la gestiona una red de miles de ordenadores, formada por los equipos de los mineros, usuarios voluntarios, empresas que trabajan con criptos, etc.

Cadena de bloques

La característica clave de la blockchain es que para que se lleve a cabo cualquier operación de sus criptomonedas, debe aprobarlo el 51% de todos los ordenadores que hay en la cadena de bloques.

Esto es lo que hace que las criptomonedas y los NFT sean imposibles de hackear, porque exigiría tener que hackear al mismo tiempo miles de ordenadores de la red dispersos por todo el mundo.

Ojo, puede que la blockchain sea inhackeable (al menos hasta que lleguen los ordenadores cuánticos), pero los monederos (una app con una cuenta) donde los usuarios guardan sus criptomonedas, son fáciles de robar, si no están protegidos. Aquí es donde se producen casi todas las estafas de criptomonedas.

Por eso muchas personas usan monederos físicos, unos dispositivos que no están conectados a Internet, salvo cuando necesitas usar las criptos que contienen:

La cadena de bloques de una criptomoneda tiene muchas utilidades, y una de ellas es gestionar también los NFT, asignándoles una clave única, y evitando que lo hackeen o falsifiquen.

Ya tenemos los conceptos claros.

En resumen

Hemos visto cómo las criptomonedas son claves encriptadas, que se gestionan en su cadena de bloques o blockchain.

Esta cadena de bloques tiene muchas utilidades diferentes, aparte de gestionar criptomonedas. Por ejemplo, también gestiona NFTs.

Los NFT se compran y venden con criptomonedas que se guardan en un monedero. Puede ser virtual, por ejemplo una cuenta en un servicio online, o un monedero físico en frío, es decir, un dispositivo que no está conectado a Internet salvo cuando quieres sacar o meter criptomonedas.

Ya conocemos todos los conceptos necesarios para poder crear y vender NFTs. Vamos a ver cómo se hace.

Elige tus NFT

El primer paso consiste en elegir el NFT que vas a vender. Debe ser algo único, una cosa que hayas creado tú, y seas su legítimo dueño.

Los NFTs más vendidos son dibujos, GIFs, y memes, pero hay de todo: música, vídeo, fotos, poemas, etc.

Una obra artística se paga bien, pero hay gente que se ha hecho millonaria vendiendo cosas curiosas, como mujeres con el cuello largo:

Long Neckie Ladies

Es muy común hacer miles de variantes mezclando diferentes partes (ojos, pelos, bocas), usando una aplicación, y luego venderlas por lotes.

Incluso hay gente que se ha hecho rico vendiendo sus propios selfies, capturados durante años:

Selfies

Normalmente los compradores de NFT buscan cosas que tengan conceptos o rasgos únicos y originales, incluso aunque no sean una obra de arte.

También sirven objetos físicos que puedas digitalizar: un cuadro que hayas pintado, fotos viejas que heredaste de tu abuelo, viejas postales… Le haces una foto o la escaneas, y ya tiene el fichero de ordenador.

Ten en cuenta que vendes los derechos del archivo digital, no del objeto físico

Elige tu mercado NFT

Una vez que hayas creado algunos archivos que quieras convertir a NFT, necesitas elegir el mercado NFT donde los quieres vender.

Los NFT se compran y se venden en unas plataformas especializadas, que se encargan de hacer el trabajo sucio, como convertir tus ficheros en NFT y enlazarlos a un blockchain, para que tú no tengas que preocuparte de nada. Cobrando una comisión, claro…

OpenSea

Existen muchos mercados NFT. Unos están especializados en fotos, otros en arte, etc.

Uno de los más conocidos es Binance, y también OpenSea. Pero hay otros muchos que recomienda la web especializada The Motley Fool:

Visítalos, y elige uno que se ajuste al tipo de NFT que quieres vender. Tendrás que crear una cuenta con ellos, para empezar a operar.

Elegir el mercado NFT es importante, porque cada uno usa cierta cadena de bloques, y cierta criptomoneda. 

¿Qué criptomoneda necesito?

La mayoría de los mercados NFT usan la blockchain de Ethereum, así que emplean la criptomoneda Ethreum. Pero hay mercados que tienen su propia criptomoneda. Por ejemplo, Rarible usa la cripto llamada Rarible.

Todas las comisiones y tarifas que pagues por usar el mercado, así como las ventas que hagas, se realizan con su criptomoneda.

Así que antes de vender NFTs, vas a tener que comprar esa criptomoneda, para poder pagar las tarifas que permiten poner tus NFTs en el mercado.

Consigue un monedero

Saber qué criptomoneda necesitas, según el mercado NFT que uses, es importante, porque vas a necesitar un monedero para guardarlas. Y tienes que encontrar un monedero que sea compatible con esa criptomoneda.

Todos aceptan Ethereum por ejemplo, pero quizá no alguna otra. Debemos comprobarlo en las características del monedero.

Coinbase wallet

 

La mayoría usan monederos digitales, que no son más que una cuenta en cierto servicio especializado. Suelen ser gratis, pero se llevan comisión cuando pagas desde el monedero.

Algunos monederos muy usados son MetamaskCoinbase WalletWalletConnect o Formatic. Suelen funcionar como una extensión del navegador.

Creas una cuenta, inicias sesión desde la extensión del navegador, y ya puedes guardar o sacar criptomonedas del monedero.

Compra criptomonedas

Ahora que ya tienes un monedero, consulta las tarifas para vender NFTs en el mercado que hayas elegido, y compra las criptomonedas que necesites para empezar a vender.

Léete bien la letra pequeña, porque según el mercado tienen comisiones abundantes y extrañas, según vendas, según publiques, etc.

Normalmente desde el propio mercado podrás comprar criptomonedas con dinero real, para usarlas. Otra opción es acudir a un servicio de compraventa de criptomonedas, como Binance:

Compraventa criptomonedas

Esas criptomonedas se guardarán en tu monedero.

Ya está todo listo para empezar a hacerte millonario…

Sube tus NFT al mercado NFT

Es el momento de regresar al mercado NFT, y pagar la tarifa para poner a la venta tus NFT.

El servicio te irá guiando paso a paso. Subes los ficheros que contienen tus creaciones, y ellos los convierten en NFT, y los ponen a la venta en el mercado:

NFT

Funcionan de forma similar a eBay: puedes ponerlos a la venta directa, o en modo subasta, al mejor postor.

Si vendes algo, ese pago en criptomonedas se ingresará en tu monedero, después de quitarte la comisión correspondiente.

Convierte tus criptomonedas en dinero real

El último paso es convertir las ganancias que consigas, a dinero real. Si te interesa, claro.. Quizá desees mantener la criptomoneda, por si sube de valor.

Algunos mercados permite vender las criptomonedas directamente, pero si os así, puedes hacerlo en Binance o Coinbase.

¡Y ya está! Parece complicado pero una vez que te pones a ello, no lo es tanto.

¡Ojo con Hacienda!

Ten en cuenta que es obligatorio declarar las criptomonedas que tengas a Hacienda, en la siguiente declaración. Tendrás que pagar impuestos correspondientes al IRPF. Si no lo haces, puedes recibir una multa.

Si estás dispuesto a pagar las elevadas tarifas y comisiones que tienen estos servicios, y crees que tienes NFT que pueden interesar, nada pierdes por probar… ¡Mucha suerte!