En el ecosistema actual digital en el que nos encontramos, a veces un mensaje de texto puede acabar resultando demoledor para la persona que lo recibe, sea porque el emisor no tiene muy buen tacto o porque no se haya explicado bien, y un mensaje de estas características puede acabar enfadando inclusoa  ambas personas, algo muy común en redes sociales.

Para evitar que las personas se enfaden o se sientan más vulnerables a la hora de recibir un mensaje con poco tacto, investigadores de la Universidad de Tsukuba en Japón han creado una especie de robot con un peso interno que puede dar la impresión de transmitir emociones mientras lee este tipo de mensajes de texto.

En concreto han sido los científicos de la Facultad de Ingeniería, Información y Sistemas de la Universidad de Tsukuba en Japón, quienes han creado un robot de mediación de mensajes de texto que es capaz de ayudar a los usuarios a controlar su ira cuando reciben una serie de noticias poco agradables.

OMOY

Universidad de Tsukuba

Y es que los mensajes de texto que recibimos de nuestros amigos y familiares les falta el elemento humano que si está presente cuando se habla cara a cara, y gracias a este robot ahora se podría percibir ese peso emocional detrás de un mensaje de texto.

Este robot, de nombre OMOY, está equipado con un peso móvil en su interior y que está accionado por componentes mecánicos. Al variar el peso interno, el robot parece expresar emociones simuladas.

OMOY

Universidad de Tsukuba

Con el medio de la comunicación digital escrita y la falta de retroalimentación social redirige el enfoque del remitente hacia el contenido del mensaje en sí«, dice el autor, el profesor Fumihide Tanaka.

Así que este robot mediador ha sido diseñado para que pueda suprimir la ira del usuario y otras motivaciones interpersonales negativas, como los pensamientos de venganza, y en su lugar fomenta el perdón.

Para ello, los investigadores evaluaron a 94 personas con un mensaje como fue “lo siento, llegaré tarde. La cita se me olvidó”. El robot mediador pudo transmitir el mensaje frustrante seguido de su propia opinión. Al transmitir el mensaje se acompaña de los cambios de peso apropiados, algo que aparentemente ayuda al receptor a calmarse.

Y como la expresión del cuerpo del robot producida por los cambios de peso no requiere ningún componente externo como brazos o piernas, implica que los movimientos internos del peso pueden reducir la ira del usuario u otras emociones negativas.