SportPlus

Tu Diario Deportivo

365 días sin Lionel Messi en el Barcelona

Hace un año, la salida de Messi del Barcelona fue primicia mundial y revolucionó al mundo del fútbol. A 365 días de aquel fatídico 5 de agosto para los culés, esto fue lo que le deparó el destino al astro argentino.

Hace exactamente un año, un verdadero bombazo sacudía al mundo entero. Después de idas y vueltas, negociaciones y tensión entre las partes, la historia terminó de la forma menos esperada. Tras 17 años en el primer equipo, 35 títulos y 672 goles, Lionel Messi dejó el Barcelona.

La renovación de su contrato estaba tocando la puerta, pero no se llegó a un acuerdo y el desenlace fue insólito: quien supo ser el futbolista más caro y mejor pago del mundo dejó el conjunto culé en condición de jugador libre. 

Los cambios dirigenciales, malos manejos económicos, la pandemia, la crisis económica en el fútbol a nivel mundial, el Fair Play financiero impuesto por La Liga española, tuvieron como resultado el fin de una era. Aquel 5 de agosto de 2021, el club catalán anunció que no pudo formalizar los acuerdos por “obstáculos económicos y estructurales”, y junto con el anuncio, se derrumbaron los sueños de toda una ciudad.

Messi venía de ganar su primer título con la Selección mayor, marcando un hito en la historia del fútbol argentino al consagrarse campeón de la Copa América tras 28 años de sequía. Eran varios los clubes que pretendían fichar al rosarino, ¿Quién no querría sumar al mejor del mundo a su plantel? Sin embargo, Manchester City y PSG acabaron perfilándose como los principales postores a quedarse con el crack. Finalmente, el 10 de agosto, el astro formalizó con les parisiens.

Un día después, Paris se revolucionó y Leo Messi fue presentado como nuevo jugador entre una multitud de hinchas que ya tenían su camiseta. Con Mauricio Pochettino de DT, la Pulga se integró a los entrenamientos y el 29 de agosto ante Reims tuvo su gran debut. Ingresó en el segundo tiempo por Neymar, y aunque no hizo logró convertir, desplegó su magia en la cancha.

Messi fue presentado como nuevo refuerzo del PSG

Al mismo tiempo, su presente en la Selección Argentina era espectacular. La Scaloneta venía de ser campeona de América, y en la doble fecha siguiente por Eliminatorias, el despliegue de Lionel en la cancha fue algo de otro planeta. Su rol fue clave en la victoria por 3-1 ante Venezuela, pero la noche del 9 de septiembre fue mágica. En el Monumental, Messi marcó su séptimo hat trick con la albiceleste, y el partido terminó con un triunfazo por 3-0, sumando una nueva victoria para la Selección. 

Sin embargo, en su regreso a Paris, no fue todo color de rosas. La hinchada, expectante, esperaba que uno de los mayores goleadores de la historia demuestre sus atributos, pero aquel 19 de septiembre, el DT de les Rouge et Bleus lo sacó por Hakimi en el duelo contra el Lyon, y su cara de indignación lo dijo todo. No pasaron 10 días hasta que el 28 de septiembre, por fase de grupos por Champions League ante Manchester City, la Pulga incrustó un pelotazo en el arco, que le dio a su equipo una victoria por 2-0.

 

Su despliegue individual seguía siendo de primer nivel, cosa que quedó marcada a fuego tras conseguir su séptimo Balón de Oro el 29 de noviembre, siendo también el futbolista que más veces recibió este galardón en la historia.

Sin embargo, a pesar de que el PSG mostraba superioridad frente al resto de los equipos franceses, se quedaron fuera de la Copa de Francia por penales ante Niza. Pese a contar con una delantera utópica, conformada por Messi, Neymar y Mbappé, un tridente de temer, la Champions League le dio un cachetazo al PSG. Leo se cruzó con un viejo conocido, el Real Madrid, y no pudieron contra el imparable Karim Benzemá. Nadie lo podía creer, pero el equipo que para cualquier futbolero era invencible, dejó la competencia de forma prematura en octavos de final. Por la próxima fecha de Ligue 1la hinchada lo silbó, y ni él ni Antonela desde la tribuna pudieron contener la indignación. 

Pero en la Selección Argentina, Messi demostraba hallarse: se sentía en casa. Ya para noviembre, faltando varias fechas por Eliminatorias, la Scaloneta tenía asegurado su cupo en Qatar. Por la última doble fecha, contra Venezuela en la Bombonera, el rosarino marcó el tercer gol del encuentro.

No obstante, su regreso a Francia fue con alegría; el empate 1-1 ante Lens le dio un nuevo título. Aún faltando 4 fechas para el final de la Ligue 1, el PSG ya era campeón.

Días más tarde, sumó su título 40 con la Selección Argentina, por la Finalissima ante Italia, vigente campeón de la Eurocopa, a la que le siguió un amistoso contra la Selección de Estonia. Doblete, hat trick, poker… Todo era poca cosa para Leo Messi, que terminó marcando 5 goles, siendo la mejor marca de su carrera en la Selección. 

Leo Messi, campeón de la Finalissima.

Los títulos y la Pulga siempre fueron de la mano y el 31 de julio, después de una gira por Japón que sólo dejó victorias al equipo que ahora dirigía Cristophe Galtier, sumaron un nuevo palmarés por la Supercopa de Francia ante Nantes, donde aportó el primer tanto en la victoria por 4-0.

Por otro lado, Barcelona después de la salida de Messi no tuvo los resultados que supo tener mientras que el astro argentino militaba en sus filas. La gestión de Joan Laporta destituyó a Ronald Koeman como DT y lo reemplazó por Xavi. De aquella temporada perfecta que tuvo el blaugrana en 2009 con Leo en el equipo, pasaron a quedar fuera de la Champions League en fase de grupos, y conquistaron únicamente la Copa del Rey. 

El futuro de Lionel Messi hoy seguiría ligado a Paris, a pesar de que se habló -y bastante- de un posible regreso al Barcelona, el club que lo vio nacer. Lo cierto es que el 30 del PSG busca mantener su alto rendimiento y su competitividad y así llegar a Qatar de la mejor manera posible, y por qué no, traer la copa…

 

ESPN, SPORTPLUS

 

Please follow and like us:
Pin Share
FavoriteLoadingAdd to favorites